sábado 22, junio 2024

Valbina Miguel Toribio: Guardiana del legado yanesha

Conoce a Valbina Miguel Toribio, una mujer indígena que ha consagrado su vida a la preservación de las tradiciones ancestrales de la cultura yanesha. A través del activismo, arte y liderazgo, ha protegido el legado de su comunidad.

| Fecha:

PASCO. En las profundidades de la selva central, emerge una firme defensora y promotora de la identidad yanesha. Valbina Miguel Toribio es la portadora de un legado milenario que se niega a extinguirse. Con 44 años, ha dedicado su vida al activismo, el arte y la preservación de tradiciones ancestrales, liderando diversos proyectos para salvaguardar y promover la riqueza cultural de su pueblo. 

En 2019, el Congreso de la República reconoció su invaluable contribución al arte y la cultura. Hoy, desde la Asociación Oñeker, Valbina continúa trazando proyectos de resistencia. En un diálogo conmovedor, nos relata los hitos de su destacada trayectoria.

Voz de lucha

Su camino ha estado marcado por la resiliencia y el liderazgo desde el Baguazo de 2009, un momento crucial en la lucha por los derechos indígenas en el Perú. «Cuando regresé de Lima, me propusieron asumir un cargo por mi participación en la lucha, pero era joven y no había hecho trabajo de base. 

A pesar de ello y por su confianza fui nombrada por primera vez en la Federación de Comunidades Nativas Yanesha (Feconaya)», recuerda con gratitud Valbina. Siendo la única de dos mujeres en la organización en aquel entonces y con corta experiencia, su determinación finalmente la llevó a ocupar el cargo de Coordinadora Nacional de la misma.

Valbina-Miguel-Toribio--Guardiana-del-legado-yanesha-X.webp
Valbina llegó a ocupar el cargo de Coordinadora Nacional de la Federación de Comunidades Nativas Yanesha (Feconaya). (Foto: PNUD Perú)

Cuando la pandemia del Covid-19 azotó al mundo, el activismo de Valbina adquirió nuevas dimensiones. Se convirtió en la primera mujer yanesha reconocida como intérprete y traductora oficial de su lengua originaria, al ser un puente vital para la difusión de mensajes de prevención contra el virus. 

Además, luchó por el reconocimiento de los artesanos indígenas, abogando por su inclusión en los beneficios estatales. También alzó su voz contra la violencia hacia las mujeres dentro de sus comunidades, a través de charlas informativas y de concientización. Su compromiso la llevó a establecer la Asociación Corazones Solidarios, que recaudó fondos para apoyar a comunidades vulnerables en este contexto.

Preservación de la cultura yanesha a través del arte

Valbina también es artesana. Durante su tiempo en la Feconaya, lideró la recolección de algodón y plantas tintóreas junto a otras mujeres, reviviendo con ello las antiguas tradiciones de su pueblo. Su visión la llevó a ser pionera en la organización de ferias artesanales en su comunidad, Loma Linda, y en su distrito, Palcazú. 

Años más tarde fundó la Asociación Oñeker, donde promueve el arte y su cultura. Gracias a esta iniciativa, Valbina llevó el legado yanesha a escenarios nacionales e internacionales. Participó en la Feria Internacional de Artesanía de Francia y Madrid en 2019 y fue reconocida por el Congreso peruano en el mismo año.

El lado creativo de Valbina abarca también el muralismo. A través del proyecto Amazonarte, que creó en 2017, ha plasmado las historias y vivencias de su pueblo en las paredes de Perú y Chile. «Hemos hecho varios festivales, uno de los más recientes fue Juanjui en memoria de nuestros hermanos de Saweto asesinados por defender su territorio de la tala ilegal», destaca.

Valbina-Miguel-Toribio--Guardiana-del-legado-yanesha-V.webp
En Chile, gracias a Amazonarte, Valbina se unió a otros artistas para crear cuatro murales en distintas ciudades del país. (Foto: Valbina Miguel Toribio)

El 17 de marzo de este año Valbina añadió un hito a su trayectoria artística al debutar como actriz en la película peruana ‘Misión Kipi’, junto a otras cuatro mujeres yanesha.

Bosques bajo amenaza

Valbina reflexiona sobre las inquietudes que van más allá de la preservación cultural, adentrándose en la conservación ambiental. Lamenta profundamente la modificación de la Ley Forestal que amenaza el ecosistema amazónico. 

«Nuestros territorios son nuestros tesoros, donde encontramos las medicinas naturales que nos han sostenido por generaciones. Con este cambio, nuestras medicinas, nuestras plantas tintóreas, nuestras costumbres, todos enfrentan la extinción», advierte.

En este contexto desafiante, Valbina se aferra a su compromiso por proteger su herencia cultural y los bosques yanesha para las generaciones futuras. «Debemos aprovechar el conocimiento ancestral transmitido de generación en generación. Es hora de recuperar nuestro legado y sistematizarlo para que nuestros nietos y bisnietos sepan que existió el pueblo yanesha, que tuvo este idioma y estas costumbres», afirma con determinación.

Valbina Miguel Toribio lleva consigo el espíritu de la resistencia indígena y el orgullo cultural. A través de su labor, ha allanado el camino hacia un futuro donde las voces de los pueblos originarios resuenan con fuerza y sus tradiciones perduran. 

Suscríbete al boletín

Especial
Destacados
Artículos Relacionados