sábado 15, junio 2024

Se han perdido 298 mil hectáreas de bosque seco en el norte del país

| Fecha:

Advierten que se han perdido 298 mil hectáreas de bosque seco en el norte del país. Esto se registró en los últimos 37 años en las regiones Piura, Tumbes, Lambayeque y La Libertad. Solo en el caso de Piura, se perdieron 215 mil hectáreas y aumentaron en 24.3 % las áreas destinadas para las actividades humanas. En tanto, el área agropecuaria registró un aumento de 40.2 %.

Así lo informó un estudio del Instituto del Bien Común (IBC) que hizo público la especialista Andrea Bravo durante el seminario “El Bosque Seco, la importancia de estudiar sus aspectos ambientales y sociales”. La actividad fue organizada por la Universidad Nacional de Piura y contó con la participación de varias instituciones de la región.

“Los ecosistemas del bosque seco que cubren grandes extensiones de la costa norte del país son altamente frágiles y vulnerables debido a la ocurrencia de eventos naturales como las sequías e inundaciones durante episodios periódicos del Fenómeno del Niño, así como la presión que ejercen las prácticas humanas sobre ellos, generando pérdida de vegetación a lo largo del tiempo”, dijo Bravo.

Los datos sobre la dinámica del bosque seco son parte del análisis de cambio de cobertura y uso de suelo que desarrolla a nivel nacional el IBC a través de Mapbiomas Perú. Esta iniciativa la impulsa en alianza con la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (Raisg).

Cabe citar que esta información se encuentra alojada en una plataforma de acceso público y gratuito que alberga la colección de mapas anuales de cobertura y uso del suelo para el territorio nacional 1985 – 2021.

Compartiendo hallazgos para planificar el futuro

A través de la serie histórica 1985 – 2021, Mapbiomas Perú se cubre un importante vacío en materia de información sobre el cambio de uso del suelo en la región Piura, aseguró Renzo Piana, director ejecutivo del Instituto del Bien Común.

Con ello se aporta a la toma de decisiones por parte de las autoridades competentes en la gestión ambiental, en un contexto de cambio climático y fenómeno de El Niño para los bosques secos del norte del país, añadió.

En tanto, Luis Gómez, experto en energías renovables, destacó la importancia de utilizar la información y el conocimiento para tomar decisiones adecuadas en materia de agua y energía, anticipándose a los eventos climáticos que golpean el norte del país.

Tomando como ejemplo el fenómeno de El Niño, señaló: “Es una oportunidad porque significa disponibilidad de agua y de alimentos para su familia, su ganadería y el desarrollo de todas las actividades productivas que realizan”.

Desafío para las comunidades

Otra faceta del estudio del IBC revela que el 43 % del bosque seco de Piura, al 2021, se encuentra dentro de comunidades campesinas. “Esto refuerza el importante rol que desempeñan las comunidades para la conservación del bosque seco”, destacó Bravo.

Al respecto, Francisco Sernaqué, presidente Cecobosque, señaló que las comunidades campesinas que dependen directamente del bosque seco enfrentan importantes desafíos. “La tala indiscriminada de algarrobos, incendios forestales y sequías prolongadas amenazan la pérdida de inversiones agrícolas y la actividad ganadera”, aseguró.

En esa línea, resaltó la importancia de la vigilancia comunal, los proyectos de emprendimiento con planes de contingencia y gestión para garantizar seguridad alimentaria y mejora de ingresos. Por otro lado, alertó sobre la falta de georreferenciación en muchas comunidades y la urgente necesidad de actualizar los límites catastrales.

Suscríbete al boletín

Especial
Destacados
Artículos Relacionados