miércoles 19, junio 2024

Perú asume presidencia de la Coalición de Economía Circular de América Latina y el Caribe

Se fortalecerán acciones para crear una visión y una agenda regional común en economía circular. La presidencia de nuestro país se extenderá hasta octubre del 2025.

| Fecha:

El Perú asumió la Presidencia del Comité Directivo de la Coalición de Economía Circular para América Latina y el Caribe (ALC). Desde allí se impulsa el desempeño ambiental de la región, fomentando el tránsito hacia una economía circular justa, con enfoque territorial. Todo ello a partir de una mirada integral de las cadenas de valor, promoviendo la valorización de los residuos (reciclaje) y la reducción de la emisión de gases efecto invernadero (GEI).

Esta presidencia asumida por el Perú va desde octubre del 2023 a octubre del 2025. Además, la junta directiva está integrada por Costa Rica (vicepresidencia), República Dominicana (vicepresidencia), Colombia, Brasil y Ecuador. Estos representados por sus respectivos ministerios de Medio Ambiente. La Coalición es coordinada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma).

La elección se realizó durante la XXIII Reunión del Foro de Ministras y Ministros de Medio Ambiente de ALC. Este encuentro se desarrolló en Ciudad de Panamá y contó con la participación de la ministra del Ambiente, Albina Ruiz.

Perú asume presidencia de la Coalición de Economía Circular de América Latina y el Caribe
Foto: Gestión

Misión de la Coalición

La Coalición proporciona una plataforma regional para mejorar la cooperación interministerial, multisectorial y multi-actor. Con se busca aumentar el conocimiento y la comprensión sobre la economía circular, facilitar la formación, la capacitación y la asistencia técnica para el desarrollo de políticas públicas de economía circular y de consumo y producción sostenibles. Esta iniciativa se conformó en el 2021.

Modelo sostenible

La economía circular apuesta por un modelo económico sostenible e involucra a los sectores público y privado. Además, incentiva la implementación de procesos productivos y diseños de productos amigables con el ambiente. Todo ello para evitar la contaminación del aire y suelo, así como mejorar la calidad de vida de la población.

Este enfoque económico se sustenta en la producción sostenible y el consumo responsable. Todo ello en consonancia con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Cmnucc) y el Acuerdo de París, así como en los lineamientos de la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

 

Suscríbete al boletín

Especial
Destacados
Artículos Relacionados