lunes 15, julio 2024

Pangoa: Niños asháninkas preservan su cultura a través del arte

Apoyados por sus familias y el Programa Nacional PAIS, dos niños de 12 años buscan preservar las tradiciones ancestrales de su pueblo a través de la poesía y el canto.

| Fecha:

JUNÍN. En la comunidad nativa de Tres Unidos de Matereni, ubicada en el distrito de Pangoa, provincia de Satipo, dos niños difunden sus raíces culturales a través del canto y la poesía. Anderson Chobiante y Gerlin Chiricente, ambos de 12 años, encontraron en estas disciplinas artísticas un canal de expresión para revalorar y compartir la cultura asháninka. Un programa nacional apuesta por fortalecer su desarrollo integral.

Embajadores de la cultura asháninka

Con el apoyo de sus padres y su comunidad, Anderson y Gerlin buscan utilizar sus talentos para dar a conocer y preservar los saberes ancestrales de su pueblo originario. Este sueño es apoyado por el Tambo del Programa Nacional Plataformas de Acción para la Inclusión Social (PAIS) del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), ubicado en su localidad. 

Los Tambos, o plataformas fijas, son instalaciones equipadas para brindar servicios sociales alrededor del país. A través de este espacio, los menores participan en talleres que les permiten fortalecer habilidades blandas y acceder a servicios sociales y educativos enfocados en promover su desarrollo integral.

Pangoa--Ninos-ashaninkas-preservan-su-cultura-a-traves-del-arte-I.webp
A través del Programa Nacional PAIS, los menores participan en talleres que les permiten fortalecer habilidades blandas y acceder a servicios sociales y educativos. (Foto: Difusión)

“Con la computadora del Tambo y el internet puedo avanzar con mis tareas luego de las clases. Voy dos veces por semanas para practicar también canciones en mi lengua nativa”, comenta Anderson, el tercero de cinco hermanos, quien además destaca por su desempeño escolar y sus ganas de seguir aprendiendo.

Gerlin, por su parte, ha encontrado en la poesía la manera ideal de expresar su orgullo asháninka. “Quiero que mis tres hermanos también conozcan su historia. Cada vez que puedo, participo en las ferias y jornadas de atenciones que se realizan en el Tambo. Es como nuestro auditorio para recitar”, relata.

La historia de Anderson y Gerlin es un ejemplo inspirador de cómo los niños y niñas de pueblos originarios están asumiendo un papel protagónico en la preservación de sus legados culturales.

Sobre los Tambos del Programa Nacional PAIS

Los Tambos del Programa Nacional PAIS acercan servicios del Estado a miles de niños y niñas que viven en zonas rurales de difícil acceso en la sierra y selva peruana. Solo en Junín se atiende a más de 5,300 menores, mientras que a nivel nacional son más de 60,000 los beneficiados en más de 490 localidades.

 

Suscríbete al boletín

Especial
Destacados
Artículos Relacionados