lunes 24, junio 2024

Narcotráfico en Perú: Alza de 53% en incautaciones de pasta base y expansión territorial

Según informe de InSight Crime, en 2023 Perú se consolidó como punto clave en el tráfico de drogas, destacando por su mayor producción de pasta base de coca y la expansión del narcotráfico hacia nuevas regiones del país.

| Fecha:

El narcotráfico en Perú continúa fortaleciéndose y extendiéndose a nuevas regiones, según reveló el reporte anual ‘Balance de incautaciones de cocaína de 2023’, elaborado por el centro de investigación InSight Crime. Aunque las incautaciones de cocaína disminuyeron un 4,4% respecto a 2022, las autoridades peruanas reportaron un preocupante aumento del 53% en las incautaciones de pasta de coca, el principal insumo para la producción de clorhidrato de cocaína.

Según el reporte de InSight Crime, Perú ocupa el segundo lugar como productor de cocaína del mundo. En 2023 fue superado por Ecuador que incautó casi 200 toneladas de cocaína y por Colombia con 739,5 toneladas, de las cuales 450 fueron confiscadas en territorios internacionales.

Expansión a nuevas regiones facilita rutas de narcotráfico

El documento advierte que «la producción de coca se ha expandido más allá de los centros tradicionales, como el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), hacia tierras indígenas y los departamentos fronterizos de Loreto, Ucayali y Puno». Esta expansión facilita el transporte de la droga hacia Brasil y el Atlántico.

Perú se consolida así como un importante punto de salida de la cocaína producida en la región andina. A pesar de los esfuerzos del gobierno por combatir el narcotráfico, con operativos e incautaciones, las cifras sugieren que los grupos del crimen organizado dedicados a este lucrativo negocio ilícito están logrando extenderse a nuevas áreas del territorio peruano.

Narcotrafico-en-Peru--Alza-de-53-en-incautaciones-de-pasta-base-y-expansion-territorial-III.webp
Laboratorio de cocaína en Loreto destruido por las Fuerzas Armadas del Perú con apoyo de la Policía Nacional. (Foto: Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas del Perú)

Violencia criminal en América Latina

De acuerdo al reporte, la producción récord de cocaína en 2023 contribuyó a la ola de violencia criminal que azotó a América Latina y el Caribe. Por un lado, Ecuador registró en 2023 su año más violento por los enfrentamientos entre narcos que pugnan por las rutas de tráfico. Costa Rica también sufrió un impacto similar, ya que su tasa de homicidios aumentó en un 41% por las disputas para controlar el flujo de cocaína a través de sus puertos.

Por otro lado, en el mismo año, Perú y Bolivia, los principales países productores de hoja de coca, registraron un aumento en las incautaciones de cocaína, mientras que los índices de homicidios se mantuvieron bajos. Sin embargo, las incautaciones sumadas de estos dos países resultan inferiores a las de Ecuador, lo que plantea cuestionamientos sobre la efectividad y compromiso de estos países en la lucha contra el narcotráfico.

Carteles de narcotráfico buscan expandirse

Ante la creciente presión de las autoridades en Colombia y otros países productores de drogas, los cárteles del narcotráfico están buscando nuevas rutas y áreas de operación. En este escenario, Perú podría perfilarse como un territorio estratégico para estas peligrosas organizaciones criminales transnacionales.

El Cartel de Sinaloa, reconocido como la organización criminal más importante de México, ha mostrado un interés creciente en aprovechar esta situación. Las autoridades australianas han identificado de manera constante al grupo como un proveedor clave de cocaína y metanfetamina desde 2011. Aprovechando sus conexiones en Perú y Ecuador, el Cartel de Sinaloa ha establecido alianzas estratégicas con bandas locales en Australia para facilitar la distribución de estas drogas en el mercado local.

 

Suscríbete al boletín

Especial
Destacados
Artículos Relacionados