viernes 14, junio 2024

Cambio climático y actividades ilegales amenazan a pueblos indígenas

El aumento de la temperatura y economías ilícitas en la región amazónica de Madre de Dios impacta la supervivencia de los pueblos indígenas, según un informe de EarthRights International y la Federación Nativa del Río Madre de Dios y Afluentes.

| Fecha:

MADRE DE DIOS. La región suramazónica experimentará, en un corto a mediano plazo, un escenario climático caracterizado por un aumento notable de la temperatura, un debilitamiento de frentes fríos o friajes y una reducción de la temporada anual de lluvias. Este panorama, que se manifestará de manera abrupta en este siglo, es decir, en el transcurso de los próximos 77 años, es respaldado por observaciones científicas, modelos de predicción y percepciones locales.

Los hallazgos mencionados se describen en el informeImpactos del cambio climático sobre los pueblos indígenas de Madre de Dios’, elaborado por la organización ambiental estadounidense EarthRights International (ERI) y la Federación Nativa del Río Madre de Dios y Afluentes (Fenamad). El documento también concluye que, en dicho contexto, el riesgo climático que enfrentan los pueblos indígenas de Madre de Dios es alto, aunque varía según sus diferentes historias, capacidades, ubicaciones y circunstancias particulares.

Esto se agrava debido a las condiciones socioeconómicas desfavorables a las que están sujetos y a la confrontación “con poderosas voluntades antagónicas que provienen tanto del Estado como de la sociedad circundante”. Como consecuencia, los medios de vida y los recursos naturales de los pueblos indígenas en esta región “se verán negativamente afectados, amenazando su economía y supervivencia cultural”.

El cambio climático, cuyos efectos se agudizan por actividades ilícitas o dañinas al ambiente, amenazan la supervivencia física y cultural de los pueblos indígenas (foto: Fenamad).
El cambio climático, cuyos efectos se agudizan por actividades ilícitas o dañinas al ambiente, amenazan la supervivencia física y cultural de los pueblos indígenas (foto: Fenamad).

Cambio climático en Madre de Dios

Madre de Dios, llamada la ‘capital de la biodiversidad’, está habitado por siete pueblos indígenas: Harakbut, Ese Eja, Yine, Matsigenka, Kichua Runa, Shipibo y Amahuaca, asentados en su mayoría en comunidades nativas. Cabe precisar que un número no determinado de familias Matsigenka y Yine, conocidos como ‘Mashco Piros’, viven en situación de aislamiento.

De acuerdo con el informe, hasta el momento, en esta región amazónica no se han reportado impactos dramáticos asociados con el cambio climático. Sin embargo, los efectos de este fenómeno se sienten a través de las altas temperaturas, las sequías y el friaje, que ponen en peligro la productividad del bosque y aumenta el riesgo de inundaciones. Esta degradación del ecosistema afecta de manera directa y desproporcionada a los pueblos indígenas, cuya preservación física y cultural está íntimamente ligada a la especial relación que tienen con sus territorios y a las actividades que allí realizan, como la pesca, caza y recolección.

En la región Madre de Dios habitan siete pueblos indígenas, algunos en situación de aislamiento (foto: Fenamad).
En la región Madre de Dios habitan siete pueblos indígenas, algunos en situación de aislamiento (foto: Fenamad).

Economías ilegales que impactan a la región

A pesar de contener áreas protegidas en el 56% de su territorio, Madre de Dios enfrenta problemas graves a causa de actividades ilícitas o perjudiciales para el ambiente, “que el Estado ha sido incapaz de reprimir o revertir”. Entre ellas se incluyen la deforestación, las quemas agropecuarias, la minería aurífera en ríos, la tala ilegal, el narcotráfico y la ampliación de carreteras en áreas antes no colonizadas y que se mantenían en buen estado de conservación.

Estas actividades contribuyen a la aceleración del cambio climático y agudizan sus efectos. Pero, además, deterioran la seguridad de los colectivos, los derechos legales sobre los territorios, la seguridad alimentaria, la salud y el bienestar, en general, de los pueblos indígenas, quienes quedan expuestos a individuos violentos y a contaminantes. Las mujeres y los niños indígenas son, particularmente, vulnerables a la contaminación.

La minería aurífera en los ríos es una principales actividades que afecta la biodiversidad de Madre de Dios (foto: Andina/Difusión).
La minería aurífera en los ríos es una principales actividades que afecta la biodiversidad de Madre de Dios (foto: Andina/Difusión).

Aumento de temperatura en la Amazonía

En los últimos meses, las regiones de la Amazonía peruana han registrado temperaturas diurnas elevadas. El reporte más reciente de monitoreo meteorológico del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi), publicado este miércoles 25 de octubre, con información hasta las 8:30 a.m., detalla que la ciudad de Puerto Maldonado y el distrito de Iñapari, en Madre de Dios, han alcanzado los 37.0 °C y 39.0 °C, respectivamente.

Suscríbete al boletín

Especial
Destacados
Artículos Relacionados