domingo 16, junio 2024

La Aldea del Niño: Una apuesta por educación de calidad para comunidades de la selva central

Desde su comienzo hasta su labor actual, la Aldea del Niño continúa siendo un modelo de excelencia educativa y compromiso con el desarrollo integral para niños de comunidades nativas y estudiantes de la provincia de Satipo.

| Fecha:

La Aldea del Niño Beato Junípero Serra, ubicada en el distrito de Mazamari, provincia de Satipo, se fundó en el 2001 por iniciativa del Padre Joaquín Ferrer. Se trata de una obra que inició bajo el objetivo de acoger a los niños y las niñas que quedaban huérfanos, víctimas del conflicto armado interno.

«Desde el principio tuvimos claro que nuestra prioridad era el futuro de los niños de las comunidades nativas y en situaciones vulnerables», afirma Carmen Tongo Guerrero, actual directora de La Aldea del Niño.

Con una misión arraigada en el compromiso con el desarrollo integral de sus niños, La Aldea se propuso empoderar a las generaciones futuras para que pudieran alcanzar su máximo potencial. Es así que sumó a sus labores de albergue, también lo académico. 

Carmen Tongo, quien comenzó su labor a la temprana edad de 18 años, recuerda que «enviamos a los niños que acogíamos a los colegios cercanos, pero enfrentaron estigma y choques culturales. Decidimos abrir nuestro propio colegio como un espacio de interculturalidad para todos los que deseen estudiar aquí y se sientan capaces de relacionarse con nuestros niños de las comunidades».

La Aldea del Niño: Una apuesta por educación de calidad para las comunidades de la selva central
Carmen Tongo Guerrero, directora de La Aldea del Niño. (Foto: Ricardo Mendoza / Inforegión)

Este proyecto, que inició con 70 niños, hoy imparte clases a más de 900 estudiantes de nivel inicial, primario y secundario y alberga a 200 niños provenientes de comunidades nativas de Satipo, a quienes les brindan hogar y educación. Más allá de las barreras sociales, culturales y económicas, ofrecen clases de calidad y los preparan para el futuro.

Talleres técnicos: Una apuesta de formación integral

La Aldea del Niño integró una serie de talleres técnicos en su currículo académico. En la actualidad, ofrecen talleres de cosmetología, industria del vestido, industrias alimentarias, carpintería y piscicultura. También cuentan con una granja en la que crían gallinas y tienen una chacra. «Queremos prepararlos para el futuro, para que estén listos para desenvolverse en el mundo», enfatiza Carmen Tongo.

Estos talleres técnicos son fundamentales en la formación integral de los estudiantes, proporcionándoles habilidades prácticas que los preparan para enfrentar los desafíos del mundo. Como destaca Antonio Sancho Ferrer, docente del centro educativo. «Aquí, los estudiantes no solo adquieren conocimientos teóricos, sino que también desarrollan habilidades prácticas que les permiten prosperar en cualquier campo», enfatiza.

La Aldea del Niño: Una apuesta por educación de calidad para las comunidades de la selva central
La institución ofrece talleres de cosmetología, industria del vestido, industrias alimentarias, carpintería y piscicultura. (Foto: Ricardo Mendoza / Inforegión)

Calidad educativa e impacto social 

Además de los talleres técnicos, La Aldea del Niño se compromete a proporcionar una educación integral que fomente el desarrollo emocional, social y cultural de sus estudiantes. A través de programas extracurriculares, actividades deportivas y eventos comunitarios, la institución promueve el crecimiento de sus jóvenes, cultivando líderes que contribuyan a sus comunidades.

En sus más de 20 años de existencia, más de 1000 alumnos pasaron por las aulas de La Aldea, de los cuales cerca de la mitad son de comunidades nativas. Esto marca un impacto en la deserción escolar y las cifras de la población de las comunidades que no terminan los estudios. 

«Lo que estos 24 años de actividad de La Aldea ha demostrado que es una institución educativa con menos deserción de alumnos de comunidades nativas que cualquier otro colegio en comunidades”, recalca Sancho Ferrer.

Desarrollo en sus comunidades nativas

Otro impacto que se genera es que los egresados de comunidades nativas forman un perfil, tanto en lo profesional como en su desarrollo humano. Muchos se dedican y desarrollan las carreras técnicas con las que aportan en el avance económico en sus comunidades, y otros asumen cargos de liderazgo y proyectos de vida al servicio de la educación y los menos favorecidos. 

La Aldea del Niño: Una apuesta por educación de calidad para las comunidades de la selva central
La Aldea ofrece cursos técnicos que provee de herramientas a los alumnos. (Foto: Ricardo Mendoza / Inforegión)

Si bien la propuesta de los cursos técnicos provee herramientas y mayores medios para integrarse y dar el salto a la educación superior, existen algunos retos con miras al futuro con los que La Aldea planea reafirmar el acceso a una educación superior.

¿Con qué sueña La Aldea?

El proyecto de La Aldea sueña con un futuro donde se logre ofertar un Centro de Educación Técnico Productivo (Cetpro) abierto para todos. En ese sentido, espera brindar un acceso a carreras técnicas con competencia laboral y empresarial, enfocadas en la población de Mazamari y zonas aledañas. 

Un siguiente paso es concretar un Instituto Superior y, como siguiente nivel, descentralizar una facultad de Ciencias Políticas y Derecho de una universidad licenciada por Sunedu. Para concretar estas metas, el proyecto de La Aldea necesita del apoyo de los Gobiernos locales y que lo vean como un socio que asegura el derecho fundamental de una educación de calidad.

El proyecto de La Aldea cumple un rol dinamizador en la apuesta educativa en la zona, tanto para las comunidades nativas como para la demanda estudiantil del distrito. Con el logro de sus grandes metas esperan seguir aportando en la dinamización de una educación de calidad.

Suscríbete al boletín

Especial
Destacados
Artículos Relacionados