sábado 15, junio 2024

Estrategia intersectorial contribuye a la conservación del mono choro de cola amarilla

| Fecha:

En los bosques montanos y de neblina primarios, entre los 1400 y 2700 m.s.n.m, habita el mono choro de cola amarilla (Lagothrix flavicauda). Una de las tres especies de primate endémico del Perú, además del mono tocón andino y el mono nocturno andino. 

Hoy en día, el mono choro de cola amarilla se encuentra categorizado como especie En Peligro (EN) por la legislación peruana y en Peligro Crítico (CR) en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN),cuya fuente de contenidos es la más exhaustiva en todo el mundo respecto al estado de conservación de animales, hongos y plantas. 

Hasta el momento hemos perdido más del 80% de la población total de esta especie. Foto: Gob.pe

¿Cuáles son las principales amenazas que enfrenta el mono choro de cola amarilla?

Según el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), las principales amenazas que enfrenta el mono choro de cola amarilla son: la destrucción y fragmentación de su hábitat, como resultado de la agricultura migratoria y la tala ilegal, así como la cacería de subsistencia.

Asimismo, las regiones donde se ubica la mayor parte de su hábitat tienen los más altos índices de deforestación en el Perú, tales como la región de Amazonas, donde casi 6000 hectáreas fueron deforestadas durante el último año, y San Martín, donde en el mismo periodo se deforestaron 14 329 hectáreas. De continuar esta práctica, se estima que la población de este primate disminuiría en un 80% en las próximas tres generaciones. 

A la fecha, esta especie se está protegida en cuatros Áreas Naturales Protegidas nacionales: Parque Nacional Río Abiseo, Santuario Nacional Cordillera de Colán, Reserva Comunal Chayu Nain y Bosque de Protección Alto Mayo, así como en el Área de Conservación Privada Abra Patricia Alto Nieva.

¿Qué acciones está tomando el Gobierno para proteger a esta especie?

En Lima, la semana pasada un ejemplar de mono choro de cola amarilla fue presentado en el Parque de Las Leyendas. Lugar donde aún permanece como el único de su especie. El ejemplar fue rescatado del tráfico ilegal de fauna silvestre, en 2022. Un objetivo logrado gracias al trabajo articulado entre la Autoridad Regional Ambiental de Amazonas y el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor), con el apoyo de la Asociación Civil Yunkawasi y la aerolínea LATAM.

Inforegión estuvo presente en el evento y pudo conversar con Carlos Enrique Michaud López, director de la Dirección de Gestión Sostenible del Patrimonio Fauna Silvestre del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor). 

Carlos Enrique Michaud López. Foto: Andina

Michaud López habló sobre el avance de las acciones la Estrategia Nacional de Reducción de Tráfico Ilegal de Fauna Silvestre para reducir las afectaciones en especies amenazadas por el tercer tipo de negocio ilícito más importante del mundo, después del tráfico de drogas y de armas. La estrategia se encuentra activa desde 2017 y será implementada por un periodo total de 10 años. Su publicación es impulsada por más de 60 instituciones entre ministerios, gobiernos locales y ONGs. 

“Esta [estrategia] ya cumplió el primer Plan de Acción 2017-2022, el cual ya concluyó el año pasado, y ha tenido un perfil de difundir los temas del tráfico a fin que la población en general conozca la importancia y se concientice que la fauna silvestre no son mascotas. En esta segunda etapa, que va del 2023 al 2027, se desarrollarán acciones directamente en campo, como la atención de casos, señaló Michaud López.

¿Por qué la articulación entre sectores es clave para combatir el tráfico de fauna silvestre?

La estrategia nacional que busca proteger la biodiversidad y la salud de los ecosistemas frente a esta economía ilícita contempla 39 actividades, las cuales son ejecutadas a través de un ministerio diferente a fin de asegurar que cada una cumpla con su rol en el marco de sus competencias correspondientes.

El Serfor siempre tuvo algunas complicaciones para el tema de incautaciones de animales, porque nosotros somos autoridad nacional, sin embargo, la parte judicial no nos compete. Por esta razón necesitamos un trabajo articulado con las otras instituciones y en el marco de cada una de sus competencias, así como la participación activa de la sociedad civil”, indicó el representante del Serfor. 

El tráfico de fauna silvestre es una amenaza para la salud pública. Foto: WCS Peru

“La importancia de tener una estrategia nacional es que es un punto de partida para articularnos con otros países, sobre todo con los fronterizos, y con algunos países que todavía demandan estas especies, además de los mercados locales donde los turistas locales, muchas veces sin saberlo, terminan siendo cómplices, agregó. 

Actualmente, entre las entidades que trabajan de manera conjunta con el Serfor están la Dirección General de Epidemiología (DGE) del Ministerio de Salud (Minsa); el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa); la Dirección General de Diversidad Biológica del Ministerio del Ambiente (Minam); y las Fiscalías Especializadas en Materia Ambiental (Fema).

Infórmate más sobre otros primates amenazados por el tráfico de fauna silvestre aquí

Suscríbete al boletín

Especial
Destacados
Artículos Relacionados