sábado 15, junio 2024

Día de los Pueblos Originarios: Necesidades y desafíos de las comunidades asháninka de Río Negro

El gerente de Desarrollo del Pueblo Asháninka de la Municipalidad Distrital de Río Negro y la presidenta de una federación indígena coinciden en que el principal problema es la deforestación.

| Fecha:

JUNÍN. Como cada 12 de octubre desde 2009, este jueves se celebra el Día de los Pueblos Originarios y el Diálogo Intercultural, en Perú. Con motivo de esta fecha, Fredy Shamayre Elías,  gerente de Desarrollo del Pueblo Asháninka de la Municipalidad Distrital de Río Negro, compartió a Inforegión la situación y necesidades de las comunidades nativas de este distrito. 

Río Negro es un distrito amplio con 30 comunidades nativas, ubicado en la provincia de Satipo, en la región Junín. Según Shamayre, quien asumió en el cargo el 19 de julio de este año, señaló que existen muchas necesidades en cada comunidad, en ámbitos que van desde lo social, económico y en la atención de la salud.

«Algunas comunidades no cuentan con postas médicas, sobre todo las que se encuentran en las zonas más alejadas. Las comunidades cercanas a la capital Río Negro tienen puestos o centros de salud, pero las que están a dos o tres horas de viaje por carro carecen de estos servicios. Hace poco, en Pampa Rosas, una comunidad creada hace tres años, un recién nacido falleció durante el proceso de parto, mientras su madre daba a luz», afirmó.

Comunidades solicitan más proyectos de desarrollo en agricultura

El gerente de desarrollo indicó que faltan proyectos productivos en torno a la agricultura. Sin embargo, actualmente, se observan cambios en las comunidades nativas. “Los pobladores trabajan en sus plantaciones de café, de cacao, de plátano, yuca y piña. Poco a poco el cambio se va sintiendo y viendo. También tenemos la crianza de aves menores y la piscicultura. Pero para seguir avanzando, se necesita una mayor asistencia técnica, y es en lo que esta gestión se está enfocando”, agregó.

Imagen referencial de miembros de las comunidades nativas de Río Negro (foto: Facebook de la Municipalidad Distrital de Río Negro).
Imagen referencial de miembros de las comunidades nativas de Río Negro (foto: Facebook de la Municipalidad Distrital de Río Negro).

Deforestación: uno de los problemas más graves

Por otro lado, Shamayre destacó que la deforestación a causa de la tala ilegal es una de las problemáticas que más afecta a las comunidades nativas de Río Negro. Frente a esta situación, existen proyectos iniciales para la recuperación de áreas deforestadas y de los ojos de agua, aunque se requiere una mayor inversión en este aspecto.

«La tala ilegal ha sido una práctica que empezó hace 20 o 30 años atrás. Las comunidades talaban los árboles para la venta de madera. Pero, las empresas extractivas, las que se dedican a comprar madera a las comunidades, tampoco reforestan. Lo que sufrimos ahora en relación a la deforestación es la consecuencia de esa actividad. Tenemos cerros sin vegetación», manifestó.

Sin bosques no hay desarrollo

En esa línea, la presidenta de la Federación de Comunidades Nativas Campa-Asháninkas (Feconaca), Palmida Chiricente Mahuanca, resaltó que el problema principal de las comunidades afiliadas a la organización que dirige es la relacionada con los bosques y el ambiente. “El trabajo debe estar dirigido hacia el cuidado del ambiente. Por ello, hemos creado comités en todas las comunidades para desarrollar tareas de reforestación. En los últimos años, las lluvias y sequías son más fuertes y prolongadas. Sabemos que sin bosques no hay desarrollo. Además, los bosques son un elemento esencial para recuperar la economía indígena”, detalló.

Implementación de más proyectos productivos

Al igual que Shamayre, la dirigenta enfatizó en la necesidad de implementar más proyectos productivos, que incentiven a la población a seguir cultivando cacao, café y otros productos de agroforestería. Asimismo, hizo referencia a que se requiere de asistencia técnica para ayudarles a desarrollar propuestas que les permita acceder a recursos financieros. Feconaca está conformada por comunidades indígenas de Río Negro, Satipo, Pampa Hermosa y Laylla.

Imagen referencial de una mujer integrante de una comunidad de Río Negro (foto: Facebook de la Municipalidad Distrital de Río Negro).
Imagen referencial de una mujer integrante de una comunidad de Río Negro (foto: Facebook de la Municipalidad Distrital de Río Negro).

«Requerimos, primero, de un diagnóstico productivo de cada comunidad para no invertir en proyectos que no sean rentables o que no logren avanzar. El enfoque también debe centrarse en los emprendimientos liderados por mujeres, como la artesanía o la producción de chocolates y mermeladas de frutos locales; así como en la educación financiera entre mujeres y jóvenes. Hace falta capacitación y apoyo técnico en el manejo de las iniciativas productivas. Muchas veces, estos proyectos terminan en tres años y la comunidad queda en nada, otra vez», subrayó.

La dirigenta asháninka explicó que los proyectos productivos son respaldados por las autoridades locales, a través de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), pero que, como federación, desean trabajar de manera más directa estos programas. En cuanto a la violencia de género y familiar, comentó que se está abordando mediante talleres con profesionales. Estos esfuerzos son el resultado de gestiones con la Defensoría Municipal de la Niña, el Niño y Adolescente (Demuna) y el Centro de Emergencia Mujer (CEM) de Satipo.

Suscríbete al boletín

Especial
Destacados
Artículos Relacionados